St. Barbara and St. Cunegunda Catholic Churches


Dearborn and Detroit - Michigan

Spreading the Gospel Message of Jesus Christ one person at a time


Marzo 12, 2020

Estimados Hermanos y Hermanas, 

Les escribo para asegurarles que están en mis oraciones durante estos momentos de angustia.Como pueblo de Dios, debemos estar unidos en oración y unidos en la esperanza. Los invito a pedir por los que trabajan por nuestra salud, por los que brindan primeros auxilios, y por todos losque están dando y darán un servicio compasivo de salud en los días venideros. Sobre todo,recemos por los enfermos de Coronavirus, por su salud y consuelo, y por fortaleza y paz para la familia de cada uno. Oremos también por quienes han fallecido a causa del virus. Quienes orannunca está indefensos, nunca pierden la esperanza.

También debemos ser prudentes durante la propagación del virus. Confiemos en el buen juicio delos funcionarios de salud y los líderes de gobierno. Hemos anunciado medidas en la Arquidiócesisde Detroit para prevenir y limitar la propagación del virus en nuestras parroquias y escuelas. Sepan que continuamos monitoreando cuidadosamente la situación en el sureste de Michigan y en el resto del mundo. Estamos siguiendo la dirección que marcan los oficiales de salud y delgobierno local, estatal y federal.

Si no te sientes bien, por favor usa tu buen juicio y quédate en casa, incluso abstente de ir a misa.La obligación que tenemos de ir a misa el domingo no aplica cuando tu asistencia atente contra tu salud y la de otros. Hago extensivo este consejo a quienes tengan problemas de saludpreexistentes e importantes que, bajo su juicio en oración y con ayuda de sus médicos, requieranevitar lugares concurridos mientras dure la propagación del virus. 

El consejo sabio del médico es un don del Señor que no debe ser ignorado: "El médico obtiene su sabiduría de Dios." (Eclesiástico 38:2). Estás disculpado de la obligación de ir a misa el domingoen situaciones en las que exista alguna imposibilidad física o moral. Sin embargo, permanece el precepto de guardar el Día del Señor como día santo, lo cual requiere abstenerse de trabajar el domingo, aumentar nuestro amor por el Señor, y ser caritativos hacia otras personas a través de la oración y el servicio. En cuanto sea posible, se recomienda participar de una misa dominical y dela comunión espiritual transmitidas en línea, por radio o televisión.

Las Sagradas Escrituras también nos amonestan: "Cuando estés enfermo, no estés ansioso, sinoora a Dios porque es Él quien sana." (Eclesiástico 38:9) Es muy importante prestar atención a esteconsejo en este tiempo sagrado. Durante los días de Cuaresma, al reflexionar diariamente en la
pasión de Cristo, al rezar, reconocemos que Él va con nosotros en este tiempo de oración, ayuno, y dádivas. Ésta es, verdaderamente, una Cuaresma como ninguna otra. Confiémonos a NuestraSeñora de Lourdes, patrona de quienes sufren enfermedad. Que Dios otorgue sanidad y protección a las personas del sureste de Michigan y más allá. Y que nosotros, por la esperanza valiente con la que enfrentamos el desafío de la propagación del virus, seamos testimonio denuestra confianza en las buenas nuevas de la victoria del Señor sobre el sufrimiento y la muerte.

Sinceramente en Cristo,
Reverendisimo Allen H. Vigneron

Arzobispo de Detroit

Jesús mío, creo que estás presente en el Santísimo Sacramento. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Como en este momento no puedo recibirte sacramentalmente, Ven al menos espiritualmente a mi corazón. Te abrazo como si ya estuvieras allí Y unirme totalmente a ti. Nunca permitas que me separe de ti. Amén.